Su característica principal, son las divisiones que tiene su tejido por medio de pliegues horizontales que se recogen a medida que se acciona la cortina hacia arriba o viceversa, divididos estos por un perfil de aluminio de colores que van coordinados con el color del tejido.

Una romana puede llevar entre 3 y 9 pliegues dependiendo de la altura.

Galería de Fibras